fbpx

¿Son buenos los hábitos y las rutinas en los menores?

Importancia de hábitos y rutinas

 

“La repetición de hábitos ofrece seguridad a los niños”

 

Los niños necesitan una rutina para sentirse tranquilos y seguros en su ambiente. Está rutina establece horarios, pero además los hábitos repetitivos ayudan a construir un equilibrio emocional, que les proporciona un mecanismo importantísimo para su educación y para la construcción de su personalidad.

 

La repetición de los actos cotidianos forma hábitos, y la repetición de los hábitos forma virtudes.

 

Beneficios de los hábitos y Rutinas en los niños y bebés 

 

  1. Para que un niño se sienta seguro tiene que adquirir hábitos.
  2. Los niños no conocen el orden de las cosas cuando nacen, porque los adultos debemos enseñarles a organizar su vida mediante horarios estables asociados a rutinas, es decir, a través de actividades que se hacen todos los días de la misma manera.
  3. Se repiten rituales que ayudan a que el niño vaya asimilando un esquema interno que convierte su mundo en un lugar predecible y seguro.
  4. La alimentación, sueño e higiene son los primeros hábitos que tienen que aprender los niños.

 

 

¿Qué es un hábito y qué es una rutina?

 

La rutina es una costumbre personal establecida por conveniencia y que no permite modificación, es decir, es inflexible; por ejemplo: Daily Routine todas las mañanas.

 

El hábito es un mecanismo estable que crea destrezas y que además podemos usar para distintas situaciones: por ejemplo, lavarse los dientes después de comer. Los hábitos son costumbres, actitudes, formas de conducta o comportamientos que conllevan pautas de conducta y aprendizajes.

 

El hábito bien aprendido y bien usado, nos permite hacer frente a la situaciones cotidianas. Los hábitos y las rutinas aportan un mecanismo importantísimo de constancia y regularidad y, por eso son fundamentales tanto para la vida familiar como para la escolar.

 

Las principales funciones que desarrollaremos al trabajar rutinas y hábitos en el entorno infantil serán:

  • Ofrecer un marco de referencia: una vez que el niño tiene establecida la rutina el niño o niña es capaz de concentrarse en lo que está haciendo sin pensar, ni preocuparse en lo que vendrá después.
  • Generar seguridad: ya que es una actividad conocida.
  • Actuar como indicador temporal: ya que aporta una percepción sensorial de los distintos momentos en los que debe efectuarse la actividad permitiendo saber qué es lo que hay que hacer antes y qué después.
  • Potenciar procesos de captación cognitiva: es decir que se trabajen las diferentes estructuras dentro de las diferentes actividades planeadas durante el día.
  • Desarrollar virtudes: como el orden y la planificación.

 

Podemos identificar como las principales rutinas a trabajar en educación inicial las siguientes:

  1. El orden: no solo físico sino también temporal, a través de horarios. La organización externa le provocará al niño organización interior. Un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar, como:
  • Establecer un horario que se respete y se acomode a las necesidades.
  • Organizar el área de trabajo dándole un lugar a cada cosa y al alcance.
  • No amontonar materiales escolares ni juegos
  • Enseñar a tomar los juguetes de su lugar y regresarlos al mismo al terminar.
  • Establecer normas y límites en cuanto al horario y comportamiento.

 

  1. La higiene: como por ejemplo control de esfínteres, utilización correcta del baño, lavarse manos y dientes, trabajar actividades de autonomía (cortar el papel, secarse las manos, abrir la llave), peinarse y asearse.

En cuanto a la metodología para instaurar estos hábitos se sugiere:

  • Programar un tiempo y espacio determinado.
  • Situar a los alumnos en un semicírculo.
  • Dramatizar la secuencia de acciones.
  • Utilizar refuerzos positivos.

 

  1. El vestido: es fundamental comenzar a trabajar aspectos del vestido en estas edades, para alcanzar una mayor seguridad.

Algunas de las actividades que pueden trabajarse en el aula son:

  • Calzarse y descalzarse.
  • Quitarse y ponerse el suéter.
  • Abrochar y desabrochar botones.
  • Subir y bajar cremalleras.
  • Subir y bajarse el calzón o pantalón.
  • Abrocharse las agujetas.

 

  1. La alimentación: y no solo referida al correcto uso de los cubiertos, sino a que los niños aprendan a comer de todo y en el tiempo establecido.

Debemos realizar actividades como:

  • Uso de cubiertos.
  • Abrir recipientes.
  • Beber en vaso.
  • Utilizar babero y servilleta.
  • Recoger la mesa.

Y también trabajar en desarrollar normas de convivencia asociadas a la comida como:

  • Comer sin levantarse de la mesa.
  • Masticar con la boca cerrada.
  • Esperar su turno.
  • No invadir su espacio ajeno.
  • Comer cada uno su comida.
  • No jugar con la comida.

 

  1. El descanso: los niños al igual que los adultos deben compaginar estados de agitación y actividad con estados de descanso, por ellos es importante establecer rutinas para que los niños se encuentren tranquilos y en paz a la misma hora. Para crear la rutina y el ambiente de siesta podemos:
  • Establecer un periodo para relajarse.
  • Colaborar en la preparación de colchonetas y cobijas.
  • Crear un ambiente de paz y tranquilidad.

 

  1. La convivencia: es necesario trabajar desde el ámbito educativo normas sociales que contribuyan a una mejor convivencia, como:
  • Saludar y despedirse.
  • Dar las gracias y pedir por favor.
  • Esperar su turno.
  • No gritar.
  • Aprender a compartir.
  • Pedir permiso.
  • Desarrollar empatía.

 

 

“La rutina diaria es para los niños lo que las paredes son para una casa, les da fronteras y dimensión a la vida. La rutina da una sensación de seguridad. Las rutinas establecidas dan un sentido de orden, del cual nace la libertad.“

 

  1. Driekurs

 

Bibliografía

 

Alguero, M. (2017). La importancia de los hábitos y las rutinas para los niños y bebés. Guía Infantil. Recuperado de https://www.guiainfantil.com/articulos/educacion/la-importancia-de-los-habitos-y-las-rutinas-para-los-ninos/

 

 

 

No Comments

Post A Comment