fbpx

Home

Importancia de hábitos y rutinas   “La repetición de hábitos ofrece seguridad a los niños”   Los niños necesitan una rutina para sentirse tranquilos y seguros en su ambiente. Está rutina establece horarios, pero además los hábitos repetitivos ayudan a construir un equilibrio emocional, que les proporciona un mecanismo importantísimo para su educación y para la construcción de su personalidad.   La repetición de los actos cotidianos forma hábitos, y la repetición de los hábitos forma virtudes.   Beneficios de los hábitos y Rutinas en los niños y bebés    Para que un niño se sienta seguro tiene que adquirir hábitos. Los niños no conocen el orden de las cosas cuando nacen, porque los adultos debemos enseñarles a organizar su vida mediante horarios estables asociados a rutinas, es decir, a través de actividades que se hacen todos los días de la misma manera. Se repiten rituales que ayudan a que el niño vaya asimilando un esquema interno que convierte su mundo en un lugar predecible y seguro. La alimentación, sueño e higiene son los primeros hábitos que tienen que aprender los niños.     ¿Qué es un hábito y qué es una rutina?   La rutina es una costumbre personal establecida por conveniencia y que no permite modificación, es decir, es inflexible; por ejemplo: Daily Routine todas las mañanas.   El hábito es un mecanismo estable que crea destrezas y que además podemos usar para distintas situaciones: por ejemplo, lavarse los dientes después de comer. Los hábitos son costumbres, actitudes, formas de conducta o comportamientos que conllevan pautas de conducta y aprendizajes.   El hábito bien aprendido y bien usado, nos permite hacer frente a la situaciones cotidianas. Los hábitos y las rutinas aportan un mecanismo importantísimo de constancia y regularidad y, por eso son fundamentales tanto para la vida familiar como para la escolar.   Las principales funciones que desarrollaremos al trabajar rutinas y hábitos en el entorno infantil serán: Ofrecer un marco de referencia: una vez que el niño tiene establecida la rutina el niño o niña es capaz de concentrarse en lo que está haciendo sin pensar, ni preocuparse en lo que vendrá después. Generar seguridad: ya que es una actividad conocida. Actuar como indicador temporal: ya que aporta una percepción sensorial de los distintos momentos en los que debe efectuarse la actividad permitiendo saber qué es lo que hay que hacer antes y qué después. Potenciar procesos de captación cognitiva: es decir que se trabajen las diferentes estructuras dentro de las diferentes actividades planeadas durante el día. Desarrollar virtudes: como el orden y la planificación.   Podemos identificar como las principales rutinas a trabajar en educación inicial las siguientes: El orden: no solo físico sino también temporal, a través de horarios. La organización externa le provocará al niño organización interior. Un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar, como: Establecer un horario que se respete y se acomode a las necesidades. Organizar el área de trabajo dándole un lugar a cada cosa y al alcance. No amontonar materiales escolares ni juegos Enseñar a tomar los juguetes de su lugar y regresarlos al mismo al terminar. Establecer normas y límites en cuanto al horario y comportamiento.   La higiene: como por ejemplo control de esfínteres, utilización correcta del baño, lavarse manos y dientes, trabajar actividades de autonomía (cortar el papel, secarse las manos, abrir la llave), peinarse y asearse. En cuanto a la metodología para instaurar estos hábitos se sugiere: Programar un tiempo y espacio determinado. Situar a los alumnos en un semicírculo. Dramatizar la secuencia de acciones. Utilizar refuerzos positivos.   El vestido: es fundamental comenzar a trabajar aspectos del vestido en estas edades, para alcanzar una mayor seguridad. Algunas de las actividades que pueden trabajarse en el aula son: Calzarse y descalzarse. Quitarse y ponerse el suéter. Abrochar y desabrochar botones. Subir y bajar cremalleras. Subir y bajarse el calzón o pantalón. Abrocharse las agujetas.   La alimentación: y no solo referida al correcto uso de los cubiertos, sino a que los niños aprendan a comer de todo y en el tiempo establecido. Debemos realizar actividades como: Uso de cubiertos. Abrir recipientes. Beber en vaso. Utilizar babero y servilleta. Recoger la mesa. Y también trabajar en desarrollar normas de convivencia asociadas a la comida como: Comer sin levantarse de la mesa. Masticar con la boca cerrada. Esperar su turno. No invadir su espacio ajeno. Comer cada uno su comida. No jugar con la comida.   El descanso: los niños al igual que los adultos deben compaginar estados de agitación y actividad con estados de descanso, por ellos es importante establecer rutinas para que los niños se encuentren tranquilos y en paz a la misma hora. Para crear la rutina y el ambiente de siesta podemos: Establecer un periodo para relajarse. Colaborar en la preparación de colchonetas y cobijas. Crear un ambiente de paz y tranquilidad.   La convivencia: es necesario trabajar desde el ámbito educativo normas sociales que contribuyan a una mejor convivencia, como: Saludar y despedirse. Dar las gracias y pedir por favor. Esperar su turno. No gritar. Aprender a compartir. Pedir permiso. Desarrollar empatía.     “La rutina diaria es para los niños lo que las paredes son para una casa, les da fronteras y dimensión a la vida. La rutina da una sensación de seguridad. Las rutinas establecidas dan un sentido de orden, del cual nace la libertad.“   Driekurs   Bibliografía   Alguero, M. (2017). La importancia de los hábitos y las rutinas para los niños y bebés. Guía Infantil. Recuperado de https://www.guiainfantil.com/articulos/educacion/la-importancia-de-los-habitos-y-las-rutinas-para-los-ninos/      ...

Todos los niños tienen el derecho a crecer en un ambiente estimulante que promueva su desarrollo óptimo. La Educación inicial es el servicio educativo que se brinda a niños y niñas menores de 5 años de edad, con el propósito de potencializar su desarrollo integral y armónico, en un ambiente rico en experiencias formativas, educativas y afectivas, lo que le permitirá adquirir habilidades, hábitos y valores, así como desarrollar su autonomía, creatividad y actitudes necesarias para su desempeño personal y social. Actualmente la Educación Inicial es una realidad mundial, indispensable para garantizar el óptimo desarrollo de los niños y las niñas. La importancia que tienen los primeros años de vida en la formación del individuo, requiere que los agentes educativos que trabajan dentro de un centro educativo, cuenten con conocimientos, habilidades y actitudes adecuados para ofrecer el mejor servicio posible. Los primeros años de vida ejercen una influencia muy importante en el desenvolvimiento personal y social de todos los niños; en ese período desarrollan su identidad personal, adquieren capacidades fundamentales y aprenden las pautas básicas para integrarse a la vida social. Los avances de las investigaciones sobre los procesos de desarrollo y aprendizaje infantil coinciden en identificar un gran número de capacidades que los niños desarrollan desde muy temprana edad e igualmente confirman su gran potencialidad de aprendizajes; basta recordar que el aprendizaje del lenguaje, función de orden superior y eje central de nuestro programa pedagógico, se realiza durante la primera infancia. La educación y cuidado de la niñez en la edad temprana no sólo promueve el aprendizaje; sino que también beneficia el desarrollo del cerebro infantil, el cual tiene un período crítico de desarrollo e intensa producción y estabilización de conexiones neuronales en la edad preescolar, permitiendo que los niños obtengan un desarrollo positivo a lo largo de los años. Estos primeros años constituyen un periodo de intenso aprendizaje y desarrollo que tiene como base la propia constitución biológica o genética, además de las experiencias sociales que son un agente clave para su desarrollo, es decir las relaciones con diferentes personas. El enriquecimiento del desarrollo debe alinearse con la forma en la cual los niños aprenden. Cuando los niños encuentran una situación para usar activamente lo que ya saben y hacen, son capaces de dominar tareas cuya dificultad va en aumento. Las propias actividades del niño son el primer determinante para su desarrollo por lo que es escencial que el docente provoque estas actividades y presente suficientes oportunidades para que los niños aprendan de una manera activa. Del tipo de experiencias sociales de las que los niños sean participes a temprana edad dependen muchos aprendizajes fundamentales para su vida futura, como la percepción de su propia persona; las pautas de la relación con los demás, y el desarrollo de sus capacidades para conocer el mundo; pensar y aprender permanentemente, tales como la curiosidad, la atención, la observación, la formulación de preguntas y explicaciones; la memoria, el procesamiento de información; la imaginación y la creatividad. Todos estos aprendizajes se dan durante la educación inicial, dentro de centros educativos como Ridiamo que por medio del juego busca potencializar al máximo las habilidades cognitivas en los niños. El aprendizaje en ellos es más efectivo en situaciones que son significativas y fáciles de comprender. Los contextos significativos y estimulantes no sólo son altamente motivadores, sino que también proporcionan el mejor ambiente para que los niños aprendan comportamientos apropiados y efectivos. Al participar en diversas experiencias sociales, entre las que destaca el juego, los niños adquieren conocimientos fundamentales y desarrollan competencias que les permiten actuar cada vez con mayor autonomía y continuar su propio aprendizaje acerca del mundo que les rodea. ¿Por qué el proyecto pedagógico de RIDIAMO se encuentra centrado en el desarrollo del lenguaje y la inteligencia emocional? Cuando se inicia de forma temprana el desarrollo del lenguaje, se asegura que los niños tengan una base que les permitirá tener un aprovechamiento óptimo en su educación futura. Esta es la razón por la cual el desarrollo del lenguaje es la columna dominante de nuestro programa pedagógico. Las actividades de aprendizaje que involucran las asignaciones en matemáticas, artísticas, lectura, música y las que tienen que ver con la naturaleza son altamente apropiadas para estimular el desarrollo del lenguaje. La capacidad para hablar es el principio que distingue al ser humano de las demás especies. El habla permite exteriorizar ideas, recuerdos, conocimientos, deseos, e interiorizar al mismo tiempo; es lo que permite ponernos en contacto directo con los otros hombres y mujeres, siendo el principal medio de comunicación. Hay que reflexionar sobre lo complejo que es el proceso de adquisición del habla, todo el mecanismo que debe ponerse en marcha para dominarlo. Esto significa, aprender a utilizar un código de símbolos, que abarca la adquisición de un vocabulario, conocimiento del significado de las palabras y de una elaboración adecuada de frases, uso de conceptos, etc. y para ello hay que disponer de una serie de condiciones, tales como: Maduración del sistema nervioso. Aparato fonador en condiciones. Nivel suficiente de audición. Un grado de inteligencia mínimo. Una evolución psicoafectiva. Estimulación del medio. Relación interpersonal. Aspectos que se trabajan diariamente dentro de Ridiamo, ya que creemos que los más importante es desarrollar habilidades previas en los niños para que sean capaces de afrontar cualquier aprendizaje futuro por complicado que sea, y el proceso les sea mucho más sencillo. Por ejemplo, para poder desarrollar el lenguaje, además de los prerrequisitos anteriores, debe existir una función comunicativa; ya que sin ésta la función del lenguaje sería nula. La comunicación es determinante en el desarrollo mental del lenguaje y en el proceso de socialización. La palabra es el fundamento de este proceso, ya que pone en contacto con la realidad creando formas de atención, memoria, pensamiento, imaginación, generalización y abstracción. El lenguaje tiene un valor esencial en el desarrollo del pensamiento. “La palabra ayuda a hacer generalizaciones, a asociar y diferenciar los rasgos más significativos de las cosas; el lenguaje es el que permite la acumulación de recuerdos e información" Rosengard La conducta humana está basada en el lenguaje oral. El lenguaje interno y el externo contribuyen a la organización del comportamiento humano, al conocimiento de las propias sensaciones y sentimientos, y a la modificación de determinadas reacciones. En conclusión, el lenguaje oral está implicado en todo el desarrollo humano y tanto el proceso mental como el social y de la personalidad se ven posibilitados por esta variable. Por otro lado la educación inicial es el primer momento de socialización en los niños, es el momento donde empiezan a establecer relaciones interpersonales con iguales y para todo esto dependen del lenguaje. El niño necesita estimulación para iniciarse en el aprendizaje de la lengua, aprende a hablar si está rodeado de personas que le hablan, siendo el adulto el modelo, el estímulo que le empujará a aprender a valerse del lenguaje como instrumento comunicativo. El niño desde el primer momento, típicamente, tiene deseos de comunicarse con el mundo que le rodea y se esfuerza en reproducir los sonidos que oye, siendo estos deseos mayores o menores de acuerdo con el grado de motivación y gratificación del ambiente que le rodea. Es ahí donde nuestro personal entra en acción, donde nuestro plan pedagógico cobra sentido. La retroalimentación que le demos a nuestros alumnos será la clave para desarrollar un ambiente motivante, estimulante y lleno de aprendizajes. Desde temprana edad, el niño goza con la conversación, provoca el diálogo con los adultos, hace lo posible para ser escuchado y se enoja cuando no lo consigue, busca respuesta para todo y presta atención a lo que se dice a su alrededor. El docente en relación al niño, debe utiliza palabras concretas, referirse a situaciones inmediatas, utilizar frases cortas y sencillas, y todo ello rodeado de un clima afectivo, siendo un elemento básico y primordial en el aprendizaje de la comunicación oral. Cuando no existe relación y comunicación entre niño y adulto, el desarrollo de las capacidades comunicativas se detiene, ya que el niño debe contar con un medio social adecuado, razón por la cual la inteligencia emocional juega un papel importante en la adquisición del lenguaje. El deseo o no de comunicarse viene determinado por unas relaciones positivas o negativas con las personas próximas; existiendo afectividad y sentimiento de pertenencia, se atiende el mensaje de los adultos ya que dentro de este mensaje existe identificación, y también se esfuerza por imitarlos y aprender de ellos. Cuando existen carencias afectivas las capacidades comunicativas y el aprendizaje se ve deteriorado, ya que se pierde la intención, el interés, la empatía y la motivación. Todas estas habilidades que trabaja la inteligencia emocional. El lenguaje esta dotado de emociones, su desarrollo depende estrechamente de una buena inteligencia emocional.  Al desarrollar la inteligencia emocional en niños, y para que logren comprenderlas y manejarlas, debemos tenerlas presentes en todo momentos, siendo ciertamente la infancia una etapa crucial en el control y manejo de las mismas. La infancia, tal y como hemos dicho antes, es el momento en que mejor se adquieren los aprendizajes, y el manejo de las emociones es un aprendizaje fundamental. Todo lo que hacemos se encuentra impregnado de emoción. Si para nosotros los adultos ya resulta verdaderamente difícil controlar las emociones en determinados momentos, para los niños este control es aún más complicado ya que carecen de experiencias previas y estrategias de control. El conocimiento, comprensión y control de las emociones, es por lo tanto vital, pues estas nos permiten adaptarnos, comunicarnos y desenvolvernos en sociedad. Gracias a las emociones podemos sentir empatía hacia los demás, recuperar recuerdos y superar situaciones difíciles o de crisis en nuestras vidas....

Es importante estimular el desarrollo de los niños a temprana edad de forma física, mental y social, por esto es vital que en los primeros años tenga contacto con otros niños de edades parecidas y figuras de autoridad diferentes a sus padres, las personas que se preparan para alentar el desarrollo de los infantes están capacitados para desarrollar actividades que ayuden a estimular la motricidad de los niños para realizar hasta las tareas más cotidianas como por ejemplo subir y bajar las escaleras. La estimulación temprana aumenta rápidamente las destrezas motrices e intelectuales del niño dándole la oportunidad de comprender el entorno a más temprana edad e ir desarrollando conocimiento. Los centros de actividades y clubes de tareas son altamente eficientes para estimular sus mentes en edades un poco más avanzadas siempre mediante métodos didácticos que atraen la atención del niño y hacen que se concentre en la actividad. Hay que resaltar que todo centro educativo o de formación debe tener y cumplir con las normativas que exige el gobierno y como padre de familia debes exigir antes de vincular al menor....

Ridiamo es un espacio educativo enfocado al juego, se desarrollan todas las habilidades y bases para los aprendizajes futuros. Queremos ser un entorno donde se creen las circunstancias adecuadas para que el potencial del niño y sus talentos emerjan. ...

  Una nueva opción para el crecimiento de los pequeños abre sus puertas en la ciudad, se trata de Ridiamo, ludoteca & Day Care, un espacio pedagógico que busca desarrollar el lenguaje, la creatividad y la capacidad de asombro de los niños a través de actividades psicomotoras, cognitivas y emocionales mediante el juego. Por ello, se organizó un evento de inauguración, en el que los invitados entre familiares, amigos y personas interesadas fueron recibidos con una sonrisa para posteriormente conocer el espacio a su gusto. En cada una de las áreas de la ludoteca se ofreció una explicación de la profesora encargada, quien resolvió dudas y habló acerca de las actividades que se realizarán en su área. Los asistentes disfrutaron de un coctel de frutas, muffins, pequeños sándwiches, vino rosa y agua embotellada. La apertura estuvo amenizada por música infantil ambiental ad hoc al sitio. Ridiamo, ludoteca & Day Care tiene un lugar para los niños de casa desde los seis meses hasta los 11 años.   Por : Xochitl Martinez Fuente: Gente Bien     [gallery ids="672,673,645"]...

The term minimalism is also used to describe a trend in design and architecture where in the subject is reduced to its necessary elements. Minimalist design has been highly influenced by Japanese traditional design and architecture. In addition, the work of De Stijl artists is a major source of reference for this kind of work....

The term minimalism is also used to describe a trend in design and architecture where in the subject is reduced to its necessary elements. Minimalist design has been highly influenced by Japanese traditional design and architecture. In addition, the work of De Stijl artists is a major source of reference for this kind of work....

The term minimalism is also used to describe a trend in design and architecture where in the subject is reduced to its necessary elements. Minimalist design has been highly influenced by Japanese traditional design and architecture. In addition, the work of De Stijl artists is a major source of reference for this kind of work....

The term minimalism is also used to describe a trend in design and architecture where in the subject is reduced to its necessary elements. Minimalist design has been highly influenced by Japanese traditional design and architecture. In addition, the work of De Stijl artists is a major source of reference for this kind of work....